Una campeona de gimnasia con síndrome de Down se convierte en modelo y rompe todos los estereotipos

Esta joven demuestra que todos somos hermosos y lucha porque la inclusión sea mayor.

Todo el mundo es hermoso a su manera, eso es lo que siempre hemos escuchado desde niños. Pero la realidad es que en el mundo exterior es bastante diferente. Cada vez que prendemos la televisión y sintonizamos con cualquier canal de modelaje, vemos los estándares de la perfección como si no hubiera espacio para una persona de aspecto diferente. Pero incluso dentro de esta perfección, Chelsea Werner, una gimnasta de Danville, California, entró al mundo del modelaje para mostrar su propia perfección única. Ella tiene síndrome de Down, un defecto cromosómico común que resulta en el retraso del desarrollo intelectual y fisiológico de una persona.

Como gimnasta, Chelsea Werner ya se había ganado su lugar. Ella había participado en el Campeonato Nacional de los Estados Unidos de Olimpiadas Especiales, había ganado cuatro veces y había ganado dos veces el Campeonato del Mundo. Era solo una niña de 4 años cuando la gimnasia llegó a su vida como una forma de fortalecer sus músculos. Pronto, Chelsea se convirtió en la gimnasta campeona que actualmente es. Según ella, la gimnasia le ha enseñado nuevas habilidades, pero además de eso, la ha infundido con confianza.

Y probablemente, eso es todo lo que una persona necesita para salir adelante con sus sueños. La historia de Chelsea podría haber sido la misma para cualquier modelo aspirante con síndrome de Down. Según las agencias, cuando acudía a cualquier industria de la moda, la rechazaban porque no había mercado para los modelos con síndrome de Down. Pero Chelsea insistió y su familia siempre la apoyó.