Me separé: ¿Tengo derecho a una compensación económica?

LA COMPENSACION ECONOMICA EN EL CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION.-

Se trata de un derecho reconocido al cónyuge o conviviente a quien el divorcio o cese del proyecto de vida en común produce un desequilibrio manifiesto, que represente un empeoramiento de su situación y que tiene por causa adecuada el vínculo matrimonial o la unión convivencial y su ruptura. A su vez fija un deber de compensación en cabeza del cónyuge o conviviente que se encuentra en mejor situación.
Es un derecho-deber que impone la ley y requiere de la concurrencia de una serie de circunstancias fácticas que definen su procedencia: a) Que se presente un desequilibrio económico manifiesto, que implique empeoramiento entre la situación de ambos cónyuges; b) Y que todo ello sea por causa de la unión o el matrimonio y su ruptura.
Para que proceda necesariamente debe haberse dictado la sentencia de divorcio o producido el cese de la convivencia, no procede en todos los casos de divorcio o ruptura ya que para que resulte admisible es indispensable que se den todos los elementos exigidos por el articulo 441 CCYC, es decir la existencia de un desequilibrio económico manifiesto que lo coloque a uno de los cónyuges en peor posición que al otro, por causa del proyecto de vida matrimonial y su culminación.-
La finalidad de este instituto es compensar el desequilibrio económico que el cese del proyecto familiar común produce entre quienes lo llevaron adelante, y por causa de ello. Propicia la superación de la pérdida económica que la finalización de la vida en común puede provocar en alguno de los cónyuges, especialmente cuando los roles desempeñados durante la vida en común produjeron una desigualdad entre las capacidades de ambos para obtener ingresos.
El desequilibrio patrimonial que sustenta esta figura se fue consolidando a lo largo del matrimonio o la unión, y no solo ello, fue a causa del proyecto de vida en común, en razón de los sacrificios y del estilo de vida llevado adelante durante la vida en común. Si existe desequilibrio patrimonial durante la vida en común, mientras continúe, se mantiene compensado, pero el quiebre y su finalización lo pone en evidencia.
En ambos casos (divorcio y cese de la unión convivencial) se establece la caducidad para el ejercicio de la acción de fijación judicial de compensación económica, fijando un plazo de seis meses.
Cabe destacar que el 11 de junio de 2019, la justicia dispuso una “compensación” para una mujer tras el divorcio. El trabajaba y ella cuidaba de sus hijos, se la considero damnificada porque abandono su profesión, fue la justicia de primera instancia que beneficio a una mujer de 70 años a quien su ex esposo deberá pagarle ocho millones de pesos como compensación económica por haberse dedicado a tareas del hogar. La cámara civil confirmo el fallo que cuestiono la subordinación a la que fue sometida la mujer, que durante 27 años se dedicó a las tareas del hogar.
Es un fallo trascendental, se consideró la dependencia económica de las esposas frente a sus maridos es uno de los mecanismos centrales mediante los cuales se subordina a las mujeres en la sociedad, en muchas familias las mujeres asumen la carga de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, aun cuando desempeñan una actividad externa. Lo ocho millones pretenden reequilibrar la situación económica dispar de los cónyuges, resultante del matrimonio y su ruptura. Para calcular el valor numérico se consideraron las circunstancias personales y situación patrimonial de las partes, también se tuvo en cuenta a la mujer, es una profesional que resigno su desarrollo para ocuparse de los quehaceres hogareños, y se detalla que el valor no sería el mismo si la persona no tuviera formación o no hubiera abandonado su empleo para cumplir esas tareas.-
La sentencia es novedosa ya que nunca se concedió un monto tan elevado en materia de compensación económica.-
El artículo 441 CCYC dice: “Compensación económica. El cónyuge a quien el divorcio produce un desequilibrio manifiesto que signifique un empeoramiento de su situación y que tiene por causa adecuada el vínculo matrimonial y su ruptura, tiene derecho a una compensación. Esta puede consistir en una prestación única, en una renta por tiempo determinado o, excepcionalmente, por plazo indeterminado. Puede pagarse con dinero, con el usufructo de determinados bienes o de cualquier otro modo que acuerden las partes o decida el juez”.
Por otra parte, el artículo 442 del CCYC trata sobre la fijación judicial de la compensación, en la que el juez debe analizar si existió una disparidad entre los ingresos de carácter desequilibrante a la hora de establecer el monto.
Se trata de una pensión de carácter pecuniaria y asistencial, pero no alimentaria, a favor de uno de los cónyuges, basada en el desequilibrio económico como consecuencia, y no a causa del divorcio.
La compensación tiende a compensar los perjuicios sufridos por la pérdida de oportunidades a raíz de haber dedicado tiempo y esfuerzo a la crianza de los hijos y el trabajo doméstico y, por otro lado, aquellos perjuicios que se irrogaran hacia el futuro, poniendo el acento en la situación en la que queda uno de los convivientes luego de la ruptura para su reinserción social y laboral. Por ello se deberá probar la relación de causalidad entre el cese de la cohabitación y el perjuicio económico, que no habría existido de no haber cesado la convivencia.

Dra. Claudia Ortega.
Es abogada, graduada en la universidad Nacional de Mar del Plata, Matriculada en el Colegio de Abogados de Mar del Plata y en el fuero Federal por parte de la CFAMDP.-
Asociada del Estudio Jurídico González.-

Dando respuestas es un Estudio jurídico integrado por abogados especializados en todas las materias⚖⚖,mandatarios⚖⚖,y más…⚖⚖ Para más info…te podes contactar por whatsapp al 223-4665523.