El retorno de las marcas deportivas de los 90 llega hasta el Mundial de Rusia 2018

El retorno de las marcas deportivas de los 90 llega hasta el Mundial de Rusia 2018

A pocas horas del pistoletazo de salida del Mundial de Rusia 2018, este pone de reflejo como la moda deportiva ha conseguido traspasar fronteras. Creada para ser usada dentro del campo, las prendas atléticas han dejado de ser concebidas únicamente para el deporte y se han trasladado a las calles, oficinas y eventos de moda. Una gran cantidad de firmas, tanto de lujo como low cost, se han apropiado de este estilo y lo han llevado al streetwear. Incluso Kappa ha lanzado una edición limitada de camisetas para celebrar el inicio del Mundial.

Gosha Rubchinskiy y el director creativo de Vetements, Demna Gvasalia, fueron los primeros diseñadores en lanzar colecciones con prendas inspiradas en las tradicionales equipaciones de los equipos de futbol. Con el tiempo más firmas de lujo se sumaron a esta tendencia. Por un lado Dolce&Gabbana creó una camiseta de fútbol con el nombre de Maradona grabado en la parte trasera y Versace presentó, para su colección de otoño/invierno de 2018, unas bufandas que imitaban el diseño de las que usan los seguidores de los equipos, con el logo de la firma bordado.

La fiebre por la moda deportiva –sportwear- se ha trasladado a un estilo de vestir más casual –streetwear– combinando prendas de diario. Esta tendencia se inició a partir de 2013, cuando las deportivas blancas se convirtieron en el calzado predilecto de los amantes de moda. Incluso se convirtió en tendencia la combinación de estas con trajes de chaqueta y pantalón y hasta con vestidos de fiesta, creando un nuevo estilo que experimentaba con combinaciones que parecían imposibles

El componente cíclico de las tendencias en el diseño de moda ha sido el principal elemento que ha provocado este nuevo uso de las prendas deportivas. Sin embargo no se trata de nada nuevo sino de una vuelta de las prendas, firmas y tendencias que estaban de moda en los años 90. Además, el furor por las prendas de segunda mano y la moda vintagetambién ha influido en el diseño de moda actual. Las nuevas colecciones innovan con propuestas que en su gran mayoría se basan en la renovación de los clásicos de otras épocas, que en este caso tuvieron su momento de gloria hace casi 20 años.

Durante los 90 firmas como Fila, Kappa o Champions vivieron su momento de mayor éxito. Con los años parecía que habían quedado en el olvido hasta que la moda de las prendas deportivas ha aparecido para darles una segunda vida. Esta nueva tendencia ha provocado que incluso firmas de lujo se alíen para lanzar colecciones cápsula, con productos que se convierten en un reclamo para los clientes. Entre ellos se encuentra las sudaderas de Fendi con el logo que imita el diseño de Fila, la línea de prendas de Vetements en colaboración con Champions o Umbro, las sudaderas de MSGM con el nombre de Diadora estampado o el rediseño de las clásicas prendas de Kappa de la mano de Gosha Rubchinskiy.

Fila es un claro ejemplo de la gran multitud de firmas que se han sabido reinventar. Durante los años 90 la firma obtuvo popularidad por el lanzamiento de prendas deportivas, que seguían las tendencias del momento, y por su colaboración con deportistas de élite, que acudían a actos públicos con prendas de la firma. Con el tiempo la marca ha lanzado colecciones de prendas para vestir de diario, ha colaborado con firmas de lujo y ha sabido lanzar su propio producto viral con la reinterpretación del clásico modelo de las deportivas ‘Disruption’.

En la actualidad, muchas de las firmas icónicas de finales del siglo XX siguen los mismos pasos que dieron años atrás y ahora cuentan con la colaboración de estrellas internacionales que se convierten en imágenes de sus campañas o incluso participan en el proceso creativo. Figuras públicas que cuentan con multitud de seguidores que representan una nueva generación de jóvenes, y por tanto clientes potenciales. Mientras que Kylie Jenner o Selena Gómez lanzaron colecciones junto a Puma, Ariana Grande se ha convertido en la nueva mente creativa de Reebok.

La aparición de la moda deportiva en el entorno del streetwear fue rápidamente apropiada por las mejores firmas de lujo, que crearon el concepto de ‘athleisure’. Una palabra que representa la tendencia de unir prendas deportivas con estilismos urbanos. Además de las prendas, el calzado se ha convertido en la principal vía para acercar estos dos estilos. Dejando en un segundo plano a los zapatos de tacón, cada vez son más las firmas que lanzan sus propias deportivas que se convierten en éxito de ventas, como las ‘Triple S’ de Balenciaga o las ‘Rhyton’ de Gucci. Incluso firmas como Alexander Wang, Stella McCarteny o Raf Simons se han aliado con Adidas o Ricardo Tisci con Nike para convertir el calzado deportivo en el nuevo producto de lujo por excelencia.

El fenómeno de las redes sociales y la figura de los influencers se ha convertido en uno de los elementos fundamentales para acelerar y extender la tendencia del ‘athleisure’. Chiara Ferragni, la influencer más popular del mundo, es una de las figuras que mejor representa este estilo. La italiana ha rescatado algunas de las piezas más icónicas de los 90, como las Nike Cortez o pantalones de Kappa, que las combina con prendas y accesorios de lujo como el clásico ‘birkin’ de Hermés. Un ejercicio de experimentación con la mezcla de prendas que ha llevado a la reinterpretación e una tendencia anterior y a la creación de un nuevo estilo para vestir.